sábado, 11 de enero de 2014

Tener interés productivo

Ponerse en marcha.

Tener interés productivo
@morguefile
¿Qué pensaría alguien si le dijera que está atrapado en su propia fortaleza? Probablemente se quede mirándome, intentando explicarse qué acababa de oír, ya que no podría tejer ninguna conclusión razonable. Sin embargo, la respuesta es sencilla: eso es tener interés productivo, una forma de aprovechar el foco de la virtud que ilumina a cada individuo, basándose en sus conocimientos y experiencias.

Todos estamos expuestos a una acumulación continuada de información durante toda la vida, sobre todo la vida laboral, pero muchas veces no somos capaces de reutilizar esas informaciones en beneficio de nuevas iniciativas. Mientras una persona se mantiene activo en torno a una tarea, los datos, las estrategias que recibe lo conserva como una experiencia más, no siente la necesidad de utilizarla más allá que para realizar sus tareas profesionales. 

Enlaces relacionados

Identifica tus recursos y triunfarás
Emprender para el éxito
Cómo aprovechar mejor el conocimiento
Beneficios del aprendizaje
Actitud positiva, éxito seguro


¿Qué pasa si de repente le apartan de esa tarea? La desazón es grande; ahora debe buscarse la vida, perseguir un nuevo puesto de trabajo. Si el nuevo empleo tarda en aparecer, la decepción va en aumento, y la persona pierde la inercia del movimiento hasta quedar completamente pasiva, sin ánimos de seguir adelante. Entonces es cuando queda atrapada en su propia fortaleza. ¿Cómo? Porque no es capaz de valerse de sus conocimientos y experiencias para volver a la acción. Eso es lo que yo llamo Interés Productivo

En un momento de crisis es vital acceder a una herramienta eficaz para no quedar descolgado del mercado de trabajo o de las nuevas iniciativas; es imprescindible ponerse en marcha, pasar del estado pasivo a tener interés activo, es decir: Interés Productivo. En todo este tiempo he intentado explicar paso a paso los procedimientos para ponerse en marcha, para aprovechar ese caudal informativo que tanto esfuerzo nos ha costado asimilar y que ahora, algunos no pueden sacarle partido. Este espacio no pretende convertirse en la biblia del éxito, sino en un taller didáctico donde se pueda transformar una actitud pasiva en un interés producto.