martes, 19 de noviembre de 2013

A la luz de la imaginación

Autora: Irene Herrero                                       Una colaboración para este blog

A la luz de la imaginación
Érase una vez... un mundo encantado llamado Imaginación. En él, existía un cielo con una luz tan maravillosa y chispeante, que desbordaba sueños y belleza por doquier.

Un luminoso lugar en el que habitaban incontables mariposas que revoloteaban felices a la luz de aquel mágico y deslumbrante espectáculo.


Llegada la noche, dormían plácidamente soñando con volver a acariciar con sus frágiles y hermosas alas, el divino paraíso. Aquella increíble luz les otorgaba el don de la imaginación; y era tal su inventiva, que con sus vuelos coloreaban infinitas e innovadoras ideas para la evolución de todo su ecosistema.

Sin embargo, aquellas mariposas convivían con unas horripilantes criaturas cuya naturaleza les obligaba a reptar. Estos seres de la oscuridad las envidiaban tanto y su maldad era tal, que con alevosía y nocturnidad, decidieron atrapar a cientos de ellas en sus más oscuros escondrijos.

Querían robarles el don que el cielo les había otorgado; pero, no se habían percatado de que en el Mundo Imaginación existían unas criaturas deliciosas y muy emprendedoras, centinelas de la noche, llamadas luciérnagas que con su fosforescencia rescataron a las mariposas de aquellas profundas y putrefactas cloacas. ¡Eran cientos de miles! Tantas, que iluminaron aún más su vuelo y aquellos espantosos monstruos reptantes, se extinguieron devorados por sus propias sombras.

En el mundo de la imaginación, una sola idea encerrada, resulta muy peligrosa.

Y colorín colorado...






Esta es una colaboración para este blog. Por lo que extiendo mi agradecimiento a Irene por habernos enviado este trabajo.